Martes 17 de Setiembre de 2019

Pista de Monterrico requiere de algo más que ‘pañitos tibios’

Por: Abrahan Carvajal - Febrero 11, 2019

El tema de la pista no es nada sencillo. Tanto la de arena como la de césped han sido remozadas, recientemente. Sin embargo, hace falta mucho más que el paso de las rastras para resolver los graves problemas que enfrenta. “De acuerdo con reportes de veterinarios, que hacen vida en Monterrico, un promedio de 45 caballos se lesionan cada mes”, precisó Roberto “Titín” Drago, presidente de la Asociación de Propietarios, en alusión a la vulnerabilidad a la que se ve expuesto el máximo protagonista del espectáculo.

Hace apenas abril del 2017 se reinauguró el “ovalo verde” con la sonora inversión de casi dos millones de dólares. Se logró el sembrado de grass uniforme a lo largo de los 1600 metros del tramo, la colocación de peraltes en las curvas, un sistema de riego por aspersión y nuevas barandas de protección.

También a la pista principal se le añadió varios centímetros de espesor, durante el año pasado, para ofrecer un mejor “colchón” a fin de amortiguar la pisada de los purasangres. Sin embargo, en el presente, el panorama es desalentador.

Se han añadido varios centímetros de arena en la capa superficial de la pista (Foto JCP)

El problema es el uso excesivo de la pista. Por más que le echen o le quiten arena y que vengan los técnicos. Tenemos una cancha habilitada todas las mañanas y los cuatro días de carreras”, señaló Jorge Salas, preparador que cuenta con 46 años en ejercicio de su oficio.

“He estado en muchos hipódromos y Monterrico es una de los pocos que además de la principal cuenta con una auxiliar y la piscina. Sin embargo, no se cumple la norma: Se debe trabajar por dentro de los conos y quien no lo haga, debe ser multado”, recalcó Salas como uno de los correctivos para preservar la estructura.

De los casi dos mil caballos, al menos 800 ejemplares galopan a diario. No hay hipódromo que resista semejante maltrato”, prosiguió en sus argumentos el experimentado preparador. “En todos los hipódromos, la pista de césped es la reina. Allí corren los mejores purasangres. Aquí tenemos a los de la tabla del cero, corriendo todas las semanas, además se programan hasta diez carreras y, muchas veces, con doce participantes”, reflexionó en torno al trazado que, precisamente, recibió la inyección de cuantiosos recursos.

DE RAÍZ. “El suelo que va compactado, el que está por debajo de la arena suelta, es el que debe nivelarse. Eso se hace mediante métodos topográficos para determinar puntos de cotas en toda la extensión de la cancha y así atender el problema con el criterio de medidas y estándares internacionales para este tipo de recintos deportivos”, opinó Aldemar Carvajal, ingeniero consultado.

“El paso de un camión con 15 mil litros de agua, más el peso propio de la maquinaria, es decir más de 25 toneladas en la pista, puede influir para que la deformidad que existe debajo se termine de consolidar”, alertó sobre una de las posibles causas que se traduce en una superficie endurecida.

Informes del ingeniero agrónomo José Cristina, que datan del 2013, daban cuenta de estas irregularidades en la compactación de la cancha. “El tonelaje de la cisterna es muy fuerte, la compacta más y por la humedad la olea. Luego, encuentras que un caballo que viene corriendo a 60 Km/H tropieza con un vacío y se lesiona”, explicó César Moncada, quien ha visto como varios de sus entrenados han sufrido lesiones en sus tendones, cañas, rodillas y sesamoideos. “Cuántos buenos caballos han quedado mancos”, suelta con melancolía.

Lesiones de rodilla y ligamento son recurrentes

En el pasado, el mismo uruguayo Cristina recomendó que la pista principal presentara una capa superficial de 10 centímetros de espesor. Sin embargo, preparadores como Moncada consideran que debe ser al menos de 15 centímetros.

He visto canchas muy buenas; barrosas, de filtro. Recuerdo a la de Chiclayo que tenía hasta 18 centímetros y ni le metían agua. Contar con una base ayudaría a que el estímulo de la pisada del caballo quede abajo y no rebote. Recordemos que descargan todo su peso, 500 kilos o más, sobre sus manos y allí en ese impacto generalmente se lesionan”.

REALIDAD. La caballada de Monterrico no solo presenta lesiones de tendones o musculares, también se acentúa sus apariciones a nivel óseo. “La recurrencia de casos, evidentemente, se da en gran medida por la pista, su base no está pareja”, suelta de entrada Julio Arias, uno de los profesionales de Atención Veterinaria S.A. en Monterrico, quien agrega que el cambio de estación también influye en la problemática y los productos jóvenes son los principales afectados.

“Con este calor la pista se seca muy fácil, entonces compacta más y no presenta esa amortiguación que suele tener en invierno. Los caballos prácticamente galopan en un piso muy duro tanto en la tierra como en el césped”, analiza.

¿El pasado fue mejor? Las comparaciones son inevitables. “Antes era una pista muy pesada, los tiempos así lo dicen. Tenía más amortiguación. Inclusive había solo una de trabajo y la de carrera se usaba exclusivamente para eso”, recordó Arias quien también responde al dilema que enfrentan muchos profesionales en relación a la adecuación del entrenamiento en esta superficie.

Se tiene tanto miedo de trabajar al caballo cuando escuchas el sonido del casco al golpear la pista, en ese tropel; pero es un atleta y bajar el training puede implicar que no llegue a su nivel más óptimo”.

“Cuando se habló de poner arcilla, entre otras modificaciones, evidentemente eso condicionó a muchos preparadores. No es lo mismo trabajar en una pista pesada a una liviana. Implica cambios hasta en el vareo”, dijo por su parte Jorge Salas, quien también hizo una acotación. “Tampoco es justo indicar que la pista es la culpable de todos los lesionados. Hay caballos adoloridos que en cualquier momento, se tienen que malograr. Ya sea por campañas extensas, entre otros motivos”, recalcó.

La aparición de osteítis y sobrehuesos, entre otras patologías, recrudecen en los potrillos. “Vienen de haras donde el suelo es un poco más blando, ahora deben adaptarse y al golpear en sus galopes, estimulan sus huesos y surgen este tipo de problemas”, explicó Julio Arias, quien extendió una recomendación a todos aquellos preparadores: “En cualquier ejercicio fuerte, siempre es bueno calentar al caballo, hacer un trote para que prepare el musculo o el tendón. Como le sucede al humano, si se entra con el cuerpo frío estará propenso a lastimarse”.

Aunque Salas, por su parte, también cree que el problema se agudiza porque los productos están llegando al hipódromo a temprana edad. “Antes lo recibíamos en los stud a los 2 años recién cumplidos, mientras que ahora los traen al año y nueve meses”, refiere en torno a la fragilidad ósea que los convierte en blanco perfecto para cualquier lesión.

En verano la tendencia es que compacte más el trazado (Foto L.Ypenza

PANAMORAMA. Informes van y vienen, reposan en las oficinas administrativas. El punto en común entre los actores del espectáculo es garantizar una cancha en condiciones favorables, en protección a esa población de casi 1900 ejemplares. “Se debe remover y nivelar abajo donde está el suelo duro. Sacar la arena suelta y hacer el trabajo previo con el topógrafo”, indicó Aldemar Carvajal, ingeniero, como los ítems para atender la situación.

“Los responsables de la reparación de la cancha deben corregir en los tramos donde existen los desniveles y garantizar que se cumplan los peraltes y luego el mantenimiento con una aspersión más homogénea y de mayor alcance”, recomendó.

Una posibilidad es convocar estudiantes topógrafos, en su último año, a fin de que ofrezcan sus conocimientos en este tema. Es necesario zarandear la pista, en todos los tramos. Sacar las impurezas y darle uniformidad a la cancha”, dijo César Moncada quien sostiene que los equipos usados actualmente no son efectivos.

Los vehículos tendrían que ser más livianos y las rastras deben romper esos terrones que presenta la pista para evitar tantos surcos; mientras que la de césped debe contar con un mejor mantenimiento , inclusive luego de cada jornada de actividad, pues las plantas quedan débiles y con una aspersión apropiada al día siguiente tendríamos un grass totalmente bonito”, concluyó.

PUNTOS DE CONCENSO

√Presupuestar para que el mantenimiento se realice de manera fija y no eventualmente.

√La convocatoria de verdaderos especialistas que establezcan un protocolo de manteamiento en ambas pistas

√Mantener las normas y así facilitar la adaptación en su cumplimiento por parte de los profesionales

EN CIFRAS (Año, porcentaje)

LESIÓN                      2018 / 2019

Fractura de carpo     4,88 / 8,07

Tendones, Sinovitis   4.88 / 7,45

Hombro, bursitis       0,81 / 4,97

Ligamento suspen.    1,63 / 2,48

Tarso Fractura            0,81 / 1,86

Total Número de casos 123 / 100

· Reporte comparativo en porcentaje de casos atendidos en último trimestre (nov- dic- ene) 2018 y 2019. Se concluye que las fracturas de rodilla casi se han duplicado.(Estadísticas: Atención Veterinaria S.A.C.

 

Comentarios