Jueves 18 de Abril de 2019

FERNANDO FLOREZ: “Llegó el momento de tomar buenas decisiones y darle transparencia a la institución”

Por: Abrahan Carvajal - Marzo 18, 2019

Recalca que Monterrico se debe ver cómo un negocio (Foto Cortesía)

Un hípico a carta cabal. De eso puede jactarse Fernando Florez, quien ya disfrutó las mieles del triunfo en Clochard en el campo clásico como propietario y así otros como Madriguera, Ambrogio, en el ayer hasta los del presente, Valicha, Broken Game, Sir James y Artie Moon, agregándole sazón a esa pasión que no se evapora. Florez en su olfato como empresario, también se atreve a esbozar su opinión en torno a la realidad actual de Monterrico. Va más allá. Lanza al ruedo algunas recomendaciones con el fin de mejorar el rostro de turf nacional.

Contacto Hípico (CH): Entendemos que llega a la hípica por legado de su padre, algunos se quedan, otros no, en su caso ¿qué logró conectarlo con este espectáculo?

Fernando Florez (FF): Creo que ha sido una combinación de afición, pasión, aprendizaje y buenos amigos. El mundo de la hípica es apasionante. La adrenalina que se siente por tu caballo en una carrera es fascinante y contagiante. Casi inimaginable para el que no conoce de esto. La ilusión de la compra de un producto de dos años, la previa a los días de carrera, tomarse una foto ganadora en el herraje y todo lo que se refiere a sangres, cruces e historia terminan de moldear en uno un gran cariño por los caballos de carrera.

– He asistido al hipódromo desde muy chico. Mi padre fundó el stud Los Mucas al cual le he dado continuidad. El preparaba sus caballos con Sabino Arias. Yo con Alfonso Arias. Eso te dice que la buena relación, que se cultivó desde los años setentas con los Arias, ha perdurado en el tiempo. Es de gran respeto profesional y de mucha amistad.

CH: En su visión como empresario, en un mundo cada vez más exigente, movido por una sociedad de consumo, ¿Cómo lograr que esos atractivos de actividad sean exteriorizados para ganar afición?

FF: Hay que trabajar cuatro frentes. El primero, es crear afición. El segundo, es convertir aficionados en propietarios. El tercero, es que lospropietarios actuales se mantengan. Y el cuarto, atraer apostadores. La tarea no es fácil pero se deben de ir dando pasos. Hay una infraestructura inmensa que debería de ser utilizada en explotar estos frentes. Las palabras hípica y afición deben ser desarrolladas de forma conjunta con un mayor trabajo comercial, publicitario y en desarrollo de tecnología direccionado hacia la apuesta.

Señala que captar nuevos apostadores es vital; pero las apuestas deben basarse en análisis serios con especialistas


CH: En lo legal, el turf peruano quedó desguarnecido cuando se privilegió la expansión de casinos sin ningún beneficio para el fomento equino, marcando así su agonía; sin embargo, Monterrico entró en un letargo, impidiéndole mejorar su propuesta comercial para ganar aliados. Como negocio ¿aún está en un punto de recuperación?

FF: No sólo es un tema de los casinos, el cual de por sí ha afectado considerablemente a la actividad hípica.Hay en el país un crecimiento importante de las apuestas deportivas que afectan también a la actividad. ¿Cómo hacer para cambiar esto? En lo personal, creo que al apostador se le atrae cuando ve la posibilidad de acceder a pozos importantes. Para esto, se debe de mejorar la programación. Y eso no significa necesariamente aumentar el programa de entradas, que ya de por si es extenso, sino hacer que las carreras sean más nutridas, en otras palabras crear dificultad.

CH: El tema de las apuestas es un ‘rompecabezas’, mientras que en otros países, al público se le da accesibilidad con mínimo factor multiplicador (10 centavos) aquí se le obliga a apostar más o achicar sus combinaciones, como apostador ¿Cuáles propuestas pudieran tener mejor incidencia para atraer al público a las taquillas?

FF: Hay muchas opciones que se han estado manejando en la implementación de nuevas apuestas. Algunos añoran tal o cual apuesta. Otros son más creativos y quieren implementar nuevas. Lo importante acá, será evaluar no sólo la capacidad del software que tiene el JCP actualmente para una apuesta determinada sino generar un estudio analítico, objetivo y profesional de la nueva apuesta que pretenda implementarse.

-Sin un estudio adecuado que sea medible entramos al azar al lanzarse una nueva apuesta. Y eso no debe de pasar. Alguna vez se han preguntado ¿por qué en otras hípicas es la apuesta “exacta” la que más se juega y por qué en Perú no funciona así? ¿Es un tema de precio del boleto, es un tema de detracción?

-Creo que se requiere mayor análisis para dar una respuesta. No basta decidir en base a subjetividades. En este punto, es importante darle mayor relevancia y ejecución a la Comisión de Apuestas. Ojo, que esta debe de ser formada por gente que sepa del tema. No creo que sea adecuado perder tiempo en tener reuniones, discusiones, análisis y llegar a consensos para que no se implemente nada.

CH: Se sabe que empresas foráneas han manifestado interés en administrar Monterrico; pero, el talón de Aquiles del hipódromo se lamenta en una gran carga burocrática, trascendió que la nómina de empleados casi se ha duplicado en los últimos años; ahuyentando estos acercamientos y  limitando aún más la capacidad de inversión en temas álgidos como difusión y tecnología ¿Cómo lidiar con eso?

FF: El JCP se debe de manejar como una empresa. Es un negocio. Y como tal, el recurso humano no debe de escapar a esto. Si hay carga burocrática, esta se debe de reducir de forma razonable, dentro del ámbito legal y de acuerdo a los intereses de la institución. Lo que no puede generarse es mayor carga laboral innecesaria y contratos desfavorables que lo único que generan son pérdidas.

El JCP es una marca reconocida y, como tal, tiene que ser atractiva para una empresa nacional o foránea que quiera invertir en ella en el futuro. Lo importante en esta línea, será tomar buenas decisiones y darle transparencia a los actos de la institución. Creo que todos estamos cansados de manejos oscuros que se dieron en el pasado.

CH: Propietarios y criadores, cada vez más lucen con menos incentivos; pero da la impresión de que desde lo institucional el escenario es frecuentemente hostil, siendo bastiones de la actividad ¿Qué lectura se puede recoger de este escenario?

FF: Creo que los propietarios hemos sido los más sacrificados en los últimos años. Los premios no han sido incentivo pero aún así gastamos dinero en comprar y mantener caballos. Todo por la gran afición que tenemos. Encima, sufrimos una baja muy fuerte de premios que a la fecha se ha podido recuperar en sólo 50%. Un punto importante acá es y será que se mejore el mantenimiento de ambas pistas. Canchas deficientes llaman a lesiones y eso es lo más triste para un propietario.

-Es importante que cada gremio desde su posición, llámese APCCP o ACCCP, busque mejoras para la hípica y para el propietario. Es claro, que este último es el motor de la actividad. Muchas veces, los escenarios no serán de los mejores pero les compete tener mayor presencia participativa y de alerta frente al JCP. Esto no quiere decir llegar a escenarios hostiles pero si tener capacidad y saber manejar coyunturas poco favorables y hasta adversas.

Los propietarios han sido drásticamente afectados con el recorte de premios, pero la mayoría los impulsa la pasión antes que la lógica

CH: Ha estado como directivo en la gestión de Roberto ‘Titín’ Drago y se mantiene en la lista que pretende continuidad, cuando pareciera que la Asociación de Propietarios tiene escasa influencia en las tomas de decisiones trascendentales en el Jockey Club del Perú ¿Cómo lograr que los asociados realmente se involucren de manera masiva y activa en los problemas que padecen y así actuar como un bloque vigoroso?

FF: Si bien es cierto, pueda que la APCCP tenga poca influencia en la toma de decisiones trascendentales del JCP, si es muy importante que se insista en los planteamientos e iniciativas que se le han hecho en estos dos últimos años. Hay temas de mucha importancia para la asociación que han quedado pendientes los mismos que, sin lugar a dudas, se retomarán.

Así mismo, es importante seguir mejorando las gestiones que si estén en decisión y acción directa de la APCCP, velar y poner los candados necesarios a los activos del gremio así como formular nuevas propuestas que favorezcan hípica y propietarios.

-Pero todo requiere de mucha proactividad, creatividad y capacidad de diálogo. Ese es el compromiso que debe de asumir una directiva. Por otro lado, pienso que los propietarios deberían de involucrarse más en los temas que a todos nos compete y preocupa y no sólo involucrarse cuando un tema les afecta de forma puntual.

CH: También vienen momentos de elecciones en el JCP, el temor para algunos ‘dolientes’ de la hípica es que las promesas de cambio queden solo en el discurso ¿Conoce de alguna propuesta que represente algo distinto a lo que se ha aplicado?

FF: A estas alturas las propuestas de los candidatos a las elecciones del JCP deberían de tener mayor difusión a fin de que pueda haber mayor análisis de los socios sobre estas. Definitivamente, deberían de incorporarse en los planes de trabajo nuevas ideas pero lo importante será la capacidad gerencial que tenga el nuevo Directorio para manejar la delicada situación del JCP así como la ejecución de las decisiones a tomarse.

En este sentido, es importante evaluar la calidad de las personas de cada lista así como los funcionarios de decisión que puedan llegar a ejercer cargos importantes en la institución.


CH:¡ Cómo visualiza a Monterrico a la vuelta de cinco años?

FF: Uno debería ser positivo en lo que le gusta pero también hay que ser realista sobre coyunturas complejas y complicadas. En la medida que el JCP no pueda manejar ingresos adecuados para la institución, sus números se van a ir deteriorando.

Creo que el propietario siempre va estar o, por lo menos, querer estar por esa afición y cariño a la hípica pero si el nivel de apuestas y los ingresos extra hípicos no generan montos importantes, la economía del JCP va a seguir viéndose afectada. Es un momento delicado en el que dependemos de la capacidad y calidad de las personas que manejen las riendas de la institución en los próximos años. Ojalá que a la vuelta de cinco años sea otro el escenario respecto al actual pero para eso cada uno, desde su posición, deberá de poner el hombro.

Comentarios