Domingo 14 de Julio de 2024

Alex Canchari: «Creo que papá estaría orgulloso», la historia de un peruano que se sobrepuso a las adversidades

Por: Abrahan Carvajal - abril 01, 2021

Actualmente compite en Oaklawn, está cerca de alcanzar las mil victorias desde su debut en 2011

En días recientes, el influyente portal Paulick Report publicó una historia de aquellas que inspiran. Fue a raíz de la victoria de un jockey peruano Alex Canchari, en un Stakes dotado de 150 mil dólares, pero resultó un punto de ebullición, que vinculó una serie de hechos trágicos que a continuación reproducimos:

Antes de ingresar al círculo de ganadores de Oaklawn el 13 de marzo, el jockey Alex Canchari levantó la mirada hacia el cielo y se permitió un momento para experimentar un cúmulo de emociones. Levantó la mano derecha en un saludo, reconociendo al hombre de quien había heredado su amor por los caballos.

Cuando Alex cerró los ojos, lo sintió: su papá estaba orgulloso de él. El joven de 27 años acababa de montar a Carlos L. con una sorprensa de $ 97.40 en el Temperence Hill Stakes de 150 mil $, su primera victoria desde la muerte de su padre, Luis Canchari, el 9 de diciembre de 2020.

«A mi papá siempre le gustó Oaklawn», dijo Alex. «Sentí que estaba conmigo. Me estaba cuidando». No era solo el fallecimiento de su padre lo que estaba afectando a Alex en la frecuencia con la que solía ganar, habían sido 12 meses largos y arduos para toda la familia Canchari.

En marzo de 2020, el hermano mayor de Alex, el jinete Patrick Canchari, resultó gravemente herido en un accidente automovilístico camino al hipódromo de Arizona. Se le diagnosticó una lesión cerebral traumática y una vértebra C4 fracturada (cuello), sedado y colocado en un ventilador.

Debido a las restricciones de COVID que colocan a los hospitales bajo llave, los miembros de la familia no pudieron ver ni apoyar a Patrick en persona. «Por eso fue realmente difícil, y parecía que los médicos no le dieron muchas oportunidades cuando ocurrió el accidente», recordó Alex. «Él también es una persona fuerte».

Patrick superó todos los obstáculos y disfrutó de su cumpleaños número 30 en su casa, en Minnesota la semana pasada. Vive con su hermana Ashley Canchari, quien adecuó su casa para el acceso en silla de ruedas, cuida de Patrick y lo lleva a sesiones diarias de terapia.

«Está de buen humor«, dijo Alex. «Era muy querido en nuestra ciudad. Hay gente que viene todos los días y lo ayuda; necesita ayuda para hacer todo. Pero ahora lo está haciendo muy bien»

Alex se quedó cerca de casa ese verano, apoyando a su familia lo mejor que pudo a pesar de las restricciones impuestas por el virus, todo mientras viajaba tanto en Canterbury como en Prairie Meadows.

Patrick Canchari, su hermano, se lesionó la vértebra c4 (Foto Cortesía)

Fue a fines del otoño cuando una enfermedad respiratoria desconocida envió al hospital al patriarca de la familia, no fue COVID, pero los médicos no pudieron diagnosticarlo y Luis Canchari sucumbió el 9 de diciembre. Tenía 64 años.

Su padre Luis Canchari, era el galopador de Santorín, murió en diciembre (Submitted photo)

«Sabía de todos los oficios«, dijo Alex sobre su padre. «Ha sido de todo, desde un agente hasta un entrenador, también fue jinete. Podía hacer todo con los caballos; eso es lo que siempre admiré de él», lo recuerda.

Alex y su padre siempre habían sido cercanos. Luis creció en Lima, Perú, asistía a carreras en el hipódromo de Monterrico y, cuando tenía la edad suficiente, cuidaba y galopaba caballos allí.

De hecho, Luis Canchari fue el jinete de preparación / ejercicio para el legendario caballo peruano Santorin, el primer ganador de la “Cuádruple Corona” del país. Santorin ganó en distancias de 1400 metros a casi dos millas, sumando ocho victorias de 13 salidas en su carrera. Quizás su mayor triunfo llegó en el Gran Premio Carlos Pellegrini en Argentina en 1973, donde el caballo dominó por 13 cuerpos.

Hoy, hay una estatua de Santorin frente a Monterrico.«Todavía tengo la foto de mi papá caminando con el caballo hacia el círculo de ganadores», dijo Alex, con el orgullo evidente en su voz. «Los vareadores de cuadra galopaban caballos sin sillas allí. Él era increíble«.

Luis Canchari se mudó a los Estados Unidos a mediados de la década de 1980, trabajó y participó en carreras en Florida durante algunos años, pero fue un viaje al Canterbury Park de Minnesota lo que alteró la vida del hombre para siempre.

«Mi mamá estaba en la barandilla mirando a los caballos, pero cuando pasó junto a ella tenía la cabeza gacha y él pensó que estaba llorando«, dijo Alex. «Le preguntó si estaba bien y así se conocieron».

Luis y su esposa se establecieron y criaron a cuatro hijos en Minnesota, trabajando con los caballos en Canterbury Park todos los veranos. Debe haber algo en el aire en Canterbury, porque Alex conoció y se enamoró de su prometida allí también.

«Me había roto la mano y estaba en las carreras con mis amigos«, explicó Alex. «Se tropezó conmigo y me cayó helado en la camisa y empezamos a hablar«.

Carlos L lo reconectó con el éxito (Foto Coady)

Al recordar su infancia, Alex no puede recordar una época en la que tanto el hipódromo como su familia no fueran una parte importante de su vida. Pasó horas interminables en la pista con su padre y sus hermanos, aprendiendo caballos desde cero.

Su padre no era la clase de hombre que enseñaba por medio de la instrucción, no, los hijos de Luis aprendieron haciendo.

«Recuerdo que cuando tenía 10 años, estaba limpiando establos para un entrenador de caballos cuarto de milla en Minnesota», dijo Alex. «Parte de mi paga era que me dejaba montar el pony. Un día, mi pony se asustó por algunos razón y despegó a toda velocidad a través del asfalto. No pude frenarlo. Hay una cerca de alambre que rodea la pista y se dirigía directamente hacia esto. Bueno, apretó los frenos y volé directamente sobre la la cerca», dice.

«Pensé, ‘No quiero vengarme de él’. Mi papá, vestía una camisa de vestir, pantalones y zapatos de vestir, se acercó, se subió al pony y comenzó a galopar con él en forma de ochos. con un dedo en las riendas.

«Esa fue la única vez que recuerdo haber tenido miedo con los caballos, pero ver a mi papá hacer eso me quitó todo el miedo. Dijo: ‘Es fácil, Alex, solo tienes que disfrutarlo'».

Cuando Alex se decidió a convertirse en jockey en su adolescencia, su padre estaba a su lado.» Solía ​​correr por todo pueblo«, dijo Alex, refiriéndose a la ciudad de Minnesota en la que se encuentra Canterbury Park. «Papá me seguía en el auto, mientras yo corría con  la vestimenta para bajarme de peso y llevaba un látigo, practicando Cambiando de manos y esas cosas. Papá me construyó un ecualizador en nuestra casa, y él salía y me instruía en él «.

Comprensiblemente, Alex se sintió desolado después de la muerte de Luis a principios de diciembre. Alex se quedó en casa por el cumpleaños de su hija, Penelope, el 21 de diciembre, luego se dirigió a Turfway Park en Kentucky Las cosas no iban bien: se fue de 3 por 59 durante los siguientes dos meses.

Un preparador de Canterbury,  Mac Robertson, llamó para ver cómo estaba Alex. Cuando se enteró de cómo estaba el jockey, Robertson le ofreció la oportunidad de ir a su establo en Oaklawn. Alex aprovechó sin pensarlo dos veces.

Alex guió Glacken’s Ghost de Robertson a una victoria en su primer compromiso en Oaklawn el 26 de febrero, y el impulso ha seguido creciendo. Luego vino la victoria con Carlos L. el 13 de marzo, y el fin de semana siguiente Alex se llevó a casa otro ganador para Robertson con Sir Wellington , pagando $ 15.40.

Sin embargo, la victoria de Carlos L. fue muy especial, porque el caballo es propiedad del exjinete Rene Douglas, quien sufrió una lesión que puso fin a su carrera en 2009 en Arlington Park. Douglas es uno de los ídolos de la infancia de Alex, por lo que este triunfo fue especialmente importante para él.

Incluso en un tramo, cuando el látigo de Alex se le salió de la mano tras chocar con el de otro jockey, el jinete se negó a darse por vencido y exigió a Carlos L. golpeandolo con la mano  y los talones, pidiéndole al caballo todo lo que tenía.

Cruzó el disco un cuello por delante, y Alex saludó a los cielos después de la meta. Las cosas definitivamente están mejorando y Alex está emocionado de pasar el verano en su casa en Minnesota, donde puede montar en Canterbury y ayudar a cuidar a su hermano, además de pasar tiempo “siendo padre” para sus dos hijos.

«Todo el mundo tiene momentos difíciles«, resumió Alex. «Rezo mucho, trabajo todos los días y trato de buscar el lado bueno de las cosas, como mi hermano caminando de nuevo algún día».

«Creo que papá estaría orgulloso«, concluye.

Actualmente compite en Oaklawn, está cerca de alcanzar las mil victorias desde su debut en 2011

Comentarios