Martes 17 de Setiembre de 2019

El sello de Cape Cross en el Derby de Epsom (Por Freddy Chirinos Cané)

Por: Abrahan Carvajal - Mayo 13, 2019

La influencia de Cape Cross es notable (DRM)

A menos de tres semanas de la edición número 240 del afamado Derby de Epsom, nos animamos a analizar los resultados de los últimos diez años y encontramos una influencia sorprendente del sensacional Cape Cross (Green Desert) que creemos vale la pena comentar.

De la cría del Sheikh Mohammed y cuyos colores defendió durante toda su campaña, se convirtió en uno de los mejores milleros de Europa al ganar, bajo la preparación de Saed Bin Suroor, el Juddmonte Lockinge Stakes (G1), el Queen Anne Stakes (G2) y el Celebration Mile (G2), durante la temporada 1998-1999.

Triunfo de Cape Cross (Vídeo)

Sin embargo, lo que hizo en las pistas fue poco en comparación a lo que ha sido capaz de transmitir en el haras hasta el día de hoy, a pesar de su lamentable deceso hace dos años. El hijo de la campeona irlandesa Park Appeal (Ahonoora) es, a la fecha, uno de los 14 padrillos que han producido a más de un “Derby Winner” en más de dos siglos de historia de la carrera más prestigiosa de la hípica inglesa.

El primer impacto de Cape Cross en Epsom se dio en el 2009 cuando el supercampeón Sea the Stars, se impuso fácilmente a otro crack como Fame and Glory (Montjeu), logrando la hazaña de la doble corona después de 20 años. No obstante, Sea the Stars, también conocido por ser “el hermanito menor” del gran Galileo, se convertiría en leyenda meses después al ganar el Prix de l’Arc de Triomphe (G1), la cual sería la última carrera de su impecable campaña.

La influencia de Cape Cross es notable (DRM)

Pero lo más impresionante del legado del hijo de Green Desert vendría cinco años después, cuando su nieto materno Australia (Galileo) conquistó la gran carrera para los colores de Coolmore. Su madre es nada más y nada menos que la fenomenal Ouija Board, dos veces campeona y caballo del año tanto en Estados Unidos como en Europa.

Al año siguiente otro hijo suyo, en este caso el sensacional Golden Horn, lo consolidaría como uno de los mejores padrillos del planeta al triunfar no solo en Epsom sino también en el Arco, al igual que su hermano Sea The Stars. Y es precisamente este último que un año después, ya como semental, hizo honor al legado de su padre con la victoria del irlandés Harzand, que además fue capaz de ganar el Irish Derby (G1) a los 21 días, es decir, toda una hazaña.

Golden Horn con Dettori (Foto The Blod Horse)

 

Y como toda historia de un gran padrillo siempre debe tener final feliz, el año pasado llegó el ansiado momento de la gloria para Godolphin, precisamente con otro nieto materno de su Cape Cross, como el campeón Masar (New Approach), quien tiene la particularidad de llevar en la sangre un Rasmussen Factor a la gran Urban Sea (Miswaki), a través de sus hijos Galileo (Sadlers Wells) y Melikah (Lammtarra).

Las esperanzas de la línea de Cape Cross este año recaen en lo que puedan hacer Broome y Bangkok, ambos hijos de Australia, aunque los odds de las casas de apuestas los sindican con chances secundarias hasta el momento.

Veremos si una vez más la importancia del pedigree nos da la razón en el máximo nivel de competición.
Cuando hablamos del Derby Epsom es inevitable nombrar a Empery (Vaguely Noble), hijo de la crack Pamplona (Postín), quien fue brillante ganador en el año 1976 con la monta de Lester Piggot.

Y ya que nombramos a Postín, es inevitable resaltar la influencia que tuvo en nuestro Derby Nacional al producir a cinco ganadores (Pirulin, Rio Pallanga, Pencil, Perigord y Polaris), a dos padres de ganadores (Pertinaz y Polaris) y hasta a una madre de Derby Winner como Pogosse, madre de Giuglio. Un verdadero récord que seguramente será motivo de otro artículo en el futuro.

Esperamos que alguno de nuestros criadores, especialmente los que en este momento están criando con hijos de Galileo, se interesen en algún descendiente de la línea de este padrillo de padrillos que no solo ha probado transmitir una clase excepcional sino también una stamina superlativa, característica de la que lamentablemente carecemos desde hace ya varios años.

Freddy Chirinos Cané es criador en el haras El Castillo(Cortesía)

Comentarios