Jueves 17 de Octubre de 2019

PILARES DEL ESPECTÁCULO/Guembes: “El hipismo es mi terapia”

Por: Abrahan Carvajal - Septiembre 12, 2019

Levantaron la Copa del Claudio Fernández Concha este fin de semana (Foto L.Ypenza)

Cuando la esencia de la persona es apreciada por encima de lo superficial, es la mejor evaluación que alguien puede obtener. Es precisamente la caballerosidad y autenticidad una carta de presentación que exhibe Hernán Guembes, con propios y extraños, en su paso por el mundillo hípico.

Fundé el Stud Black Label, siendo Levantino, un hijo de Leviatán, mi primer caballo al cual entrenó Miguel Arteta. Luego probé suerte con José Valdivia, quien al poco tiempo debió irse a Estados Unidos y me quedé en el dilema sobre quién preparará mis caballos y el mismo Valdivia me dio la solución al presentarme a su cuñado, Juan Suárez.Desde entonces se mantiene una unión profesional de 30 años”, refiere.

Cuentan con Toffee una de las mejores juveniles(Foto JCP)

Desde el arranque aparecieron destacados en su en su caballeriza como la potranca Lucuma, con la que perdió a nariz el Derby del 91′ ante Musicale, para el, el día más angustiante en Monterrico. “La foto no se definía, tardó más de cinco minutos. Ciertamente no había la tecnología de estos días, pero el resultado lo asumí con dignidad“,afirma.

Sin embargo, nuevas alegrías aparecieron con Dalí, Koko Loco, Koko Mambo, Julie Rose (hija de Lucuma), Domimguin, Paso Real hasta llegar al presente con El Coliseo y Toffee. “El hipismo para mí es una terapia, es una forma de vida. Algo que comparto con mi hijo – del mismo nombre-. Es entretenimiento, vamos al Stud, donde somos amigos del capataz, de los vareadorres y del entrenador“, cuenta sobre una rutina que le inculcó a su primogénito desde temprano. “Lo he llevado al hipódromo desde niño y eso fue una especie de contagio natural. Ahora es socio en varios de los caballos”.

También ha estado en el plano dirigencial al frente de la Asociacion de Popietarios, dos veces. “Toda la vida han sido los más sacrificados, no tienen esta afición como negocio, sino como una querencia profunda porque somos los que más aportamos a este deporte que lo llevamos en la sangre. Mientras exista este tipo de propietarios desprendidos, la hípica subsistirá. Todos lidiamos con las alegrías, decepciones y fracasos y eso es nuestro pago emocional”, concluyó.

Levantaron la Copa del Claudio Fernández Concha este fin de semana (Foto L.Ypenza)

Comentarios