Sábado 22 de Febrero de 2020

Natalma y los hijos ganadores de GI de Street Cry (Por Freddy Chirinos Cané)

Por: Abrahan Carvajal - julio 01, 2019

Street Cry, padre de campeones, con impacto en la crianza local (Foto The Blood Horse)

Hace algunas semanas, cuando hablamos del infalible nick de Galileo y Danehill, nos consultaron sobre cuál creíamos que era la fuente del éxito de dicho cruce. Y a pesar que existen muchas teorías al respecto, estamos totalmente convencidos que proviene del Rasmussen Factor a Natalma*.

Pero, ¿quién es Natalma y por qué su presencia es tan influyente en la producción de caballos clásicos? De origen americano y propiedad de E.P. Taylor, la hija de Native Dancer y Almahmoud* (Mahmoud) es considerada como una de las yeguas más influyentes de la hípica mundial, ya que de ella descienden –además de los gigantes genéticos Northern Dancer y Danehill– un importante grupo de reproductores como Proud Citizen (Gone West), Orpen (Lure) y Machiavellian (Mr. Prospector), este último padre del notable Street Cry.

Y es precisamente Street Cry en quien queremos centrarnos en esta oportunidad para citar un ejemplo más en el que el inbreeding a Natalma es poderosa fuente de calidad en el purasangre de carrera.
Criado en Irlanda por su propietario, el Sheikh Mohammed bin Rashid Al Maktoum, se convirtió en uno de los mejores caballos del mundo cuando a los cuatro años se alzó de forma categórica con la Dubai World Cup (G1) bajo la conducción de Jerry Bailey.

Vídeo: Street Cry, Dubai Word Cup.

Meses después, conquistaría Estados Unidos al vencer con facilidad en el Stephen Foster Handicap (G1), pero tuvo que ser retirado del training después de quedar segundo en el Whitney Handicap (G1), desechando los planes de competir en la Breeder’s Cup Classic del 2002.

Al año siguiente sirvió en Darley USA y se convirtió en sensación desde su primera camada, al producir dos estrellas inolvidables como Street Sense y Zenyatta, además de los también G1 Street Boss y Majestic Roi. En su siguiente generación tendría seis ganadores en el máximo nivel, dentro de los cuales se encuentra el doble coronado peruano Tomcito, sin duda uno de los mejores caballos que han pasado por las pistas de Monterrico durante las últimas dos décadas.

Street Cry a su llegada a Australia produjo a la sensacional Winx (Foto Darley)

En sus últimos años de servicio en Norteamérica engendraría a otro conocido nuestro, Street Hero, padre de nuestro último Derby Winner (Ancelotti), de Azarenka, múltiple ganadora clásica -incluyendo el Jockey Club del Perú (GI) y de la reciente triunfadora del clásico Pamplona (G1), Gracia Divina. Posteriormente, una vez establecido en Darley Australia, Street Cry produciría diez ganadores de máxima escala destacando la super campeona Winx, ganadora de 25 carreras de G1 y 26 millones de dólares australianos en premios.

Azarenka, fondista por excelencia (Foto JCP)

Dicho esto, es momento de dar el dato estadístico importante: 16 de los 24 (67%) hijos ganadores de grupo I de Street Cry tienen Rasmussen Factor a Natalma* a través de Northern Dancer y Raise the Standard*. Por lo tanto, ¿Cómo negar la influencia de la gran matrona americana con un porcentaje tan alto de presencia en el pedigree de tan selecto grupo de caballos de carrera? Seguramente para algunos no será prueba suficiente y tal vez para otros sí, pero en mi caso los números son concluyentes.

La vigencia de Street Cry en la hípica mundial es tan poderosa que, a cinco años de su prematura muerte, el interés por sus descendientes es latente en todo el mundo. En el caso de la hípica peruana, por ejemplo, da la casualidad que las tres últimas yeguas nacionales que han sido vendidas al exterior (Selvática, La Divina y Vivalda) son hijas de Southdale, padrillo del Haras Rancho Sur. Y queda por ver aun lo que puede ser capaz de dar The Lieutenant, hijo de Street Sense ganador clásico de grupo III que viene en “shuttle” este año para servir en Barlovento, y de quien seguramente volveremos a hablar más adelante.

La Divina, desde su estreno, mostró medios corredores

En conclusión, el generoso progenie de G1 de Street Cry es una prueba más de la capacidad de transmisión genética de Natalma*, la cual está respaldada por una importante dinastía de reinas del turf que pertenecen a la familia 2-d, y que sigue contribuyendo a este hermoso deporte de la hípica alrededor de todo el mundo.

Freddy Chirinos Cané es criador en el haras El Castillo(Cortesía)

Comentarios