Martes 16 de Julio de 2019

La preocupante superioridad de los caballos extranjeros en la primera mitad del calendario clásico local (Por Freddy Chirinos Cané)

Por: Abrahan Carvajal - Junio 20, 2019

Siempre Alerta, argentino, viene de vencer en dos clásicos de Grupo de manera corrida(Foto JCP)

A la fecha se han corrido 59 clásicos en el Hipódromo de Monterrico. 9 de grupo, 16 listados, 25 ordinarios y 9 restringidos, o exclusivos para caballos nacionales, que obviaremos para usos del presente análisis. En este artículo haremos un recuento enfocado en los ganadores clásicos por categoría y distancia que nos permitirá sacar conclusiones interesantes sobre los resultados de la crianza nacional y extranjera en el calendario clásico local.

El 36% de los clásicos corridos en las primeras 25 semanas hípicas han sido para caballos fondistas (1800m y más distancia), otro 22% para milleros y medio fondistas (1400m-1700m) y el 42% para velocistas o precoces (800m-1300m).

Storm Rodrigo, de Chile, es de los mejores fondistas del circuito (Foto JCP)

Los resultados de las carreras de grupo muestran un claro dominio de los importados sobre los nacionales. Los tres clásicos más importantes (Enrique Meiggs, La Copa y Ciudad de Lima, todos de Grupo 2) se los adjudicaron los argentinos del Stud Doña Licha, Siempre Alerta (x2) y Dixie Wave. Los otros 6, de Grupo 3, se los repartieron los nacionales Asfaloth, DonJuan, Karmi; la argentina First Movie y el americano More Than Words (x2).

En el caso de los Listados, la estadística es favorable para los nacionales con 11 triunfos de 16, pero llama la atención que los tres clásicos de fondo, en este caso el Aniversario de la Fundación del JCP (2000m), el Enrique Ayulo Pardo (2000m) y el Francisco Bolognesi (1800m) fueron ganados por los foráneos El Puma Carranza (USA), Reina Leona (ARG) y Radagast I (ARG), respectivamente.

Radagast I, otro argentino, viene de doblegar al norteamericano More Than Words en el más reciente clásico disputado para los fondistas en el grass

Ahora, pasando a los clásicos ordinarios, observamos que de 25 corridos 6 fueron ganados por extranjeros (24%), pero nuevamente se nota la capacidad de estos para dominar las distancias de aliento ya que triunfaron en 4 de los 7 (57%) que se corrieron sobre los 1800 metros, tanto en arena como en césped.

Por lo tanto, si hacemos un cálculo simple, podemos apreciar que los importados festejaron en el 36% de los clásicos corridos hasta la fecha, porcentaje sinceramente alto si consideramos que la población de caballos extranjeros en actividad es poco más del 10% del total, según la tabla de hándicap que figura en el Programa Oficial.

Asfaloth, el Riviera Cocktail, ha sacado la clase por la crianza nacional

Pero lo más alarmante, desde mi punto de vista, es que 13 de esos 18 triunfos (72%) se dieron en distancias sobre las dos curvas, supremacía que debemos analizar con preocupación de cara a las carreras importantes que se avecinan en la segunda mitad del año.

Dicho todo esto, cabe la pregunta: ¿Por qué les cuesta tanto a los caballos nacionales competir en el fondo? ¿Esta situación es pura casualidad o es una consecuencia? En mi caso, esperaré al final del año para hacer un análisis más extenso, pero la verdad es que por lo pronto el panorama no es el más alentador para los nacionales con los mejores 3 años machos (Ancelotti y Milos) de para por lesión, y con Juliana –la mejor hembra 3 años– reapareciendo al cabo de 5 meses en un complicadísimo clásico Pamplona (G1) la próxima semana.

Juliana, la Eye On Jacob, en visperas de una dura prueba(Foto JCP)

Es precisamente la hija de Eye on Jacob criada en el Haras Los Eucaliptos quien surge como la esperanza local para romper la racha extranjera de Smart Choice (ARG), Birdie Queen (USA) y Ryan’s Charm (USA), en la máxima carrera del año para las yeguas adultas, que clasifica a la Breeder’s Cup Filly and Mare Turf que se correrá en Santa Anita Park en noviembre.

Indudablemente estas estadísticas deben llamar a la reflexión a los criadores nacionales para enfocarse en buscar líneas fondistas, tanto paternas como maternas, que nos permitan recuperar relevancia dentro de los grandes clásicos de nuestro circuito, apuntando a algún día volver a vivir aquellas añoradas épocas en las que los hípicos acudían a Monterrico para disfrutar de vibrantes clásicos con lotes numerosos de caballos de carrera nacionales y extranjeros.

Freddy Chirinos Cané es criador en el haras El Castillo(Cortesía)

Comentarios