Miércoles 27 de Mayo de 2020

“La hípica que todos queremos”, Alfonso Arias habla sobre la actividad de sus amores

Por: Abrahan Carvajal - mayo 08, 2020

Esa hípica romántica que logra conectar. La que regala emociones por más de un siglo y que sigue presente en el corazón de numerosos aficionados. Al respecto, el preparador Alfonso Arias habla sobre los conceptos que ha logrado amalgamar y el por qué, a pesar de las circunstancias, es una actividad que reclaman de vuelta cada fin de semana.

Contacto Hípico:Ha sido testigo excepcional de varios momentos importantes de la hípica, pero una constante es que está actividad es una mezcla, gente de abolengo con innumerables personajes humildes ¿Cómo lo percibe?

Alfonso Arias (AA):La hípica es una pasión, y como tal, a todas las personas que nos hemos involucrado en ella, nos envuelve esa magia de la ilusión de ver correr a nuestros engreídos, y si fuera el caso, disfrutar de la alegría indescriptible que es un triunfo.

-Desde las personas que los crían hasta quienes los adquieren pasando por los que ejercen cuidado sobre ellos a lo largo de su desarrollo, se establece una conexión que te permite ser parte de cada competencia pública que realice, disfrutando tanto de los triunfos como de la tristeza que te pudiera ocasionar una derrota; en esta afición se une en un mismo propósito tanto el propietario, con capacidad de poder adquirir estos animales en subasta pública, así como el vareador, en muchos casos de origen humilde, en un solo propósito, ver triunfar a su engreído y así poder ver cumplidas sus esperanzas puestas a lo largo de todo el proceso que lleva ponerlos en una competencia pública.

Vemos casos de propietarios con una alta calidad humana que se mezclan en un abrazo, un festejo en una sola emoción, con el fiel vareador que se preocupa día a día del bienestar de su engreído. Esa es la hípica que todos queremos.

AA:Como médico veterinario, además de preparador,¿Nos puede hablar sobre el concepto de atletas que también centra a los caballos y jinetes?

AA:El caballo de carrera por su naturaleza es un caballo de competencia que en una carrera entrega el máximo de su capacidad por tratar de lograr el triunfo aún yendo en contra de su propia salud, porque es capaz de soportar cualquier pequeña molestia que pudiera tener con el solo propósito de vencer a sus rivales.

Los jinetes igualmente son atletas que deben prepararse para que unidos al equino conformen un binomio capaz de poder vencer a sus rivales, entendiendo las bondades de su conducido para sacarle el mayor provecho durante el transcurso de la competencia. Un caballo en estado físico óptimo con un jinete no entrenado adecuadamente es muy probable que no pueda exponer todo su potencial en una competencia.

La hípica es pasión (Foto L.Ypenza)

La hípica reúne a muchos actores desde el criador, el trabajo arduo en las caballerizas y todos apuntan a tener el campeón ¿Cómo se puede resumir esa esperanza en dos minutos de una carrera?

AA:Lo lento del proceso de producir un caballo de carrera apto para empezar a entrenarse y lograr su mayor potencial, permite que las personas que se involucran desde la etapa en la que se concibe, involucrando todo el proceso de desarrollo mas cuidados necesarios para llevarlos a una edad óptima para poder ser entrenados

Implica la participación de muchas personas las cuales alimentadas de la pasión propia de esta afición se identifican con la mayoría de sus productos en forma muy especial de algunos que los han sentido diferentes al promedio de los mismos.

CH:El caballo alto precio no necesariamente se convertirá en el campeón. Es esa historia de ‘David y Goliat que se replica en la hípica ¿Es esa la esencia del espectáculo?

AA:Lograr tener un campeón ya sea como vareador, entrenador o como propietario implica muchas variables, dentro de las cuales está también incluida la suerte. Podemos tener un gran potencial en un ejemplar, pero una lesión, una enfermedad, un mal manejo, un mal cuidado, una mala planificación en su campaña lo pueden hacer pasar como un caballo más del promedio. Podemos tener también a un caballo con poco físico, inferior en apariencia a otros que salen en una subasta pero que al caer en buenas manos y darle los cuidados necesarios sumando que puedan tener calidad, corazón y la infaltable cuota de suerte, pudieran llegar a ser unos campeones.

CH:El aficionado quiere que aquellos buenos caballos que fallan, vuelvan y se recuperen, es como una suerte de lección de vida y al respecto logró que Ancelotti pudiera hacerlo ¿Qué recuerdos del ganador del Derby Nacional?

AA:El caso Ancelotti, es un caso muy especial para mí, porque si bien no lo supe de el desde su nacimiento o concepción, tuve la oportunidad de distinguirlo y la suerte de adquirirlo en el remate de selectos de su generación. Su presencia fue algo que me impresionó, y desde ese momento marcó algo especial para mí.

-Su campaña, así como algunos inconvenientes que tuvo a lo largo de ella, permitió al equipo que lidero, tomar decisiones que afortunadamente fueron las correctas, así como dieron lugar a que se forme un capítulo, que a lo largo de mi vida profesional, tiene un significado muy especial.

Una emoción compartida(Foto L.Ypenza)

Comentarios