Domingo 14 de Julio de 2024

Nicolás Arriagada con debut triunfal, aprendíz peruano se lució en Tampa Bay Downs (+Vídeo)

Por: Abrahan Carvajal - abril 16, 2021

Recibe el bautizo con el balde de agua fría (Foto Tampa Bay Downs)

Hijo de gato caza ratón. Parte del refranero popular y con tanta verdad. Hoy fue confirmado con el debut de Nicolás Arriagada, un joven peruano de 20 años de edad, que siguió los pasos de su familia, siempre ligada a la hípica, para encontrar un debut victorioso en Tampa Bay Downs. Florida.

Lo hizo con un caballo de su padre, Juan Arriagada, quien goza de un presente exitoso en Estados Unidos como preparador y que, en su juventud, fue un jinete considerado tanto en Monterrico, Perú, como en la hípica chilena. «Llegué a ganar 350 carreras; pero, ver a mi hijo empezar con buen pie, es algo tremendo», dice en Contacto Hípico.

Para Nicolás, quien vivió en Lima, hasta hace tres años, su primer amor fue el fútbol, de hecho entrenaba con la ‘U’ hasta que el pedrigrí se impuso. «Su abuelo (Pancho Arriagada) lo llevaba a las prácticas siempre, pero falleció, se vio sólo en Perú y quiso venir a Estados Unidos», refiere Juan Arriagada sobre un proceso de adaptación que superó sin inconvenientes.

«Le gustó el medio. Todos trabajamos con los caballos, hasta que un día me dijo que quería ser jockey, así que tocó apoyarlo«, y así ocurrió. Llegó el debut y los dos ejemplares que condujo fueron presentados por Juan Arriagada.

«Con la primera monta, encontró algunos tropiezos y al final se arrimó para ser tercero. Luego, con Native Hawk, hizo una monta inteligente. Tomó la mejor decisión, trajo el caballo colocado y en la recta con el látigo a la derecha, le respondió, todo fue fácil», describió para luego esbozar sus próximos pasos.

«El meeting termina pronto en Tampa, así que nos moveremos a Delaware. En cuanto a mi hijo, Nicolás, con buenas noticias, pues un agente de la zona, quizá el mejor, está interesado en él y es probable que le lleve el libro», señala Juan Arriagada, quien apuesta desde ya por otras tardes felices en la que los triunfos se materialicen en familia.

Padre e hijo comparten la pasión por la actividad

Comentarios