Lunes 16 de Julio de 2018

Vilcarima: “He aprendido a confiar en mí mismo”

Por: Abrahan Carvajal - Mayo 02, 2018

Para Miguel Vilcarima, este 2018, ha significado un cambio radical en su carrera. 26 triunfos, hasta la fecha -02 de mayo-, ubicado en el tercer puesto de la tabla de jinetes. “Recibir la confianza y ganar a menudo, me dio esa seguridad de que era capaz de medirme de igual a igual con los mejores“, dijo de entrada a Contacto Hípico, el joven jinete quien abre la cortina para compartir detalles sobre este recorrido emprendido en Monterrico, desde finales de 2012.

Actualmente marcha tercero en la estadística

Contacto Hípico(CH): ¿Cómo te vinculas a Monterrico?

Miguel Vilcarima (MV): Fue en 2009, un familiar, Marco Sánchez me trae al hipódromo. La verdad antes no tenía idea de que mi destino sería convertirme en jinete. Pero, comencé a estar en contacto con los caballos y le dije a mi familia que me dedicaría a esto.

En ese momento, Alfonso Arias me dio la oportunidad para aprender a galopar. Luego, me tocó empaparme con la rutina, conocer del manejo de los caballos, el vareo hasta que pude entrar en la escuela de jinetes.

CH: ¿Destacaste desde un inicio o te costó conseguir triunfos?

MV: Fue al mes que pude ganar y lo hice con un caballo al que galopaba siempre antes de debutar. Se llamaba El Piposo y era de Arias. En mi promoción Jair Vargas fue el que despuntó rápidamente. Las ganaba todas. Sin embargo, a pesar de correr poco, me mantuve.

CH: Con las sedas del Doña Licha con las que tomaste un impuso en tu carrera, fue en 2016 ¿Cómo llegas a ese Stud?

MV: En una jornada de carreras, Mariano Arenas cae y me tocó sustituirlo en la monta de Abueyo. Afortunadamente, lo corrí bien y con ello se abrió la puerta.

CH: No solo fueron montas ocasionales, también con el Licha vinieron tus primeros clásicos ¿Qué recuerdas de esas vivencias?

MV: Fue con la yegua Bom Bom Siena, en realidad mi pareja tenía mayor opción, en el papel, para ese clásico República de Argentina; pero el dueño me dijo que la sacara en punta y la yegua se engrió. Ganó de extremo a extremo. Con esa misma yegua corrí el Pamplona del 2016 y no corrió mal, quedando a medio grupo.

Con la hija de Freud se impuso por vez primera en un clásico (Foto JCP)

De esos primeros buenos caballos, vino Street Lolo. Recuerdo que lo impuse en una condicional por más de 15 cuerpos. De allí fuimos al césped en el campo clásico y se llevó el Pedro García Miró y el Presidente de la República. Allí aguantamos la atropellada de otro gran caballo, Kodiak Boy. Era muy bueno.

CH: Pero… El éxito más rutilante de tu campaña ha sido el Derby Nacional de Huracán Américo, en 2016 ¿Cómo se presentó esa oportunidad y luego el desarrollo de la carrera?

MV: En aquel momento, Óscar Peña quería ver a Trujillo en la mayoría de sus ejemplares. Así que lo trabajó semanas antes del Derby y había comentado que le había gustado su accionar. A todas estas, Arturo Morales me dijo que era probable que yo lo montaría en el Derby, pues Carlos (Trujillo)seguramente estaría comprometido.

Así sucedió, él debía montar a Barbón. Yo rezaba y le pedía a Dios que se materializara esa opción, pues era el Derby y seguramente otros jockeys, en aquel momento mejor posicionados que yo, estarían en la mesa de posibilidades.

Un momento imborrable en la memoria del jinete limeño, su victoria con Huracán Américo (Foto JCP)

Finalmente se concretó. Camino a la carrera, esa semana, Arturo Morales me llevaba al Stud para observar los vídeos de su padre Drosselmeyer, el cual había ganado importantes clásicos en Estados Unidos, en atropelllada, en la misma modalidad del potrillo. Así que, se dio muy similar. Solo me dijeron que me preocupase por adelantarle la atropellada a Ukrano.

Ya en carrera, venía fácil con el caballo, ganandome a cuatro y fue avanzando a voluntad, él solito me pedía. Desde los 600 finales Huracán avanzó y en la recta, me cambió de manos y parecía que apenas había salido del partidor. Pasó con mucha fuerza. Fue una alegría incontenible. Pensé en mi familia, en mi hijo, en todos los esfuerzos que se hace para lograr algo en la vida.

CH: De correr a ejemplares de handicap a productos de corte clásico, de expectivas y enorme valor ¿Cómo manejar la presión?

MV: Con los ejemplares del Licha sí tenía presión, pues son caballos generalmente favoritos. Por su origen. Pero, al final son caballos y así cuesten 100 mil dólares, pueden perderse como pasa a menudo.

CH: ¿Se te abrieron otras puertas?

MV: Sí. Comenzaron a venir más oportunidades. Recuerdo la Polla de Potrancas. En ese momento, Marco Huapaya era mi agente y me dijo que correríamos una de Agustín Vásquez, Secret Garden. Pero, había la duda entre el entrenador y dueño si correrla en la arena o el pasto. A todas estas, le dije a Vásquez que obviamente debíamos trabajarla y de acuerdo con su accionar se daría la decisión. Llegado el momento, la yegua dejó 1’37” para 1500 metros y paró en 1’44 la milla. Nos gustó mucho. Así que el resto es historia. En atropellada vencimos a Ikaya. Fue una sorpresa casi 400 soles a ganador.

CH: Pero, no todo siempre es color de rosa, vino un desenlace imprevisto con Dixie Wave, un caballo con el que ganaste múltiples clásicos pero, luego de tu última conducción, se cerró vínculo con el Doña Licha en aquel momento ¿Qué sucedió?

Con Dixie Wave obtuvo múltiples clásicos (Foto JCP)

MV: Realmente me equivoqué. Planteé mal la carrera y tomé en cuenta a otro ejemplar que no era rival, pero el seguirlo me hizo obligar a pasar a un ritmo fuerte a mi caballo. El resultado era previsible. Con Dixie Wave había ganado cinco clásicos. Pero, no hubo ni siquiera oportunidad de conversar con Peña, simplemente me separó del Stud. Pero, siempre se respetan las decisiones.

CH: Un nuevo comienzo... Se retiró un apoyo importante y era arrancar de cero.. en 2017 ¿Había incertidumbre?

MV: No estaba en nada. El medio siempre ha sido competitivo. Pero, Alfonso Arias me dio la mano y le estoy totalmente agradecido. Me invitó a formar parte de su equipo de trabajo. Su respaldo me cambió la vida. He aprendido a entender mejor a los caballos, encontrándoles su ritmo y mejorando también como jinete. Eso me permite también confiar en mí. También valoro las oportunidades de los diversos propietarios.

CH: ¿Cúal es el reto que esperas resolver?

MV: Por lo pronto, seguir ganando carreras. Mejorar siempre. Luego, miro con esperanza la opción de ir a montar a los Estados Unidos. Es otro nivel es el sueño de muchos, incluyéndome.

Agradece el apoyo de los propietarios del circuito

 

 

Comentarios