Martes 26 de Marzo de 2019

NABU MORALES:”Se debe trabajar muy duro para merecer apoyo y lograr el triunfo”

Por: Abrahan Carvajal - Diciembre 13, 2018

Es ganador de 643 carreras en 2800 compromisos y va por más

Siempre se enaltece la escuela de jockeys peruanos, prolifera en cuanto a excelentes profesionales que han triunfado en el exterior, específicamente en Estados Unidos. Pero, también hay casos de preparadores que han sido líderes como Nabu Morales. Hace cuatro décadas, el limeño luego de dar sus primeros pasos en Lima como vareador en el recordado Haras Los Pacayes, decidió probar suerte en la tierra del Tío Sam y vaya que la fortuna le sonrió; con más de 600 carreras ganadas hasta la fecha.

Luego de un largo camino, el hoy preparador de 65 años, debió quemar todas las etapas para obtener la matrícula y comenzar a entrenar en 2001. “Llegué a Florida en los 80′ y comencé como galopador en una finca muy cerca del hipódromo”, recordó sobre aquel comienzo que luego le valió para obtener la matrícula y trasladarse a Ohio, donde ha sido campeón entrenador en dos ocasiones.

Ha ganado dos títulos como campeón trainer en Ohio (Foto The Blood Horse)

Al principio, debí comprar caballos. Empecé con dos o tres, luego me fueron entregando algunos otros“, refiere de aquel año cuando finalizó con diez triunfos en 31 intentos. No obstante, un serio tropiezo aparece en la salud de Morales; debió lidiar con un trasplante de hígado que colocó en stand by sus aspiraciones.

Fue necesario retirarme por espacio de dos años. Mi salud estaba en riesgo, resultó un proceso difícil”, precisa sobre aquella experiencia de la cual salió librado pues, en 2003 regresó con la misma pasión, moviéndose en todos los hipódromos de Ohio.

Esto es de mucha observación, levantarse temprano y trabajar duro con los caballos para ganar apoyo y lograr destacar“, expresó Morales sobre la clave para poder adaptarse al competitivo escenario. “Hay hipódromos en todos lados, debes reclamar (comprar) ejemplares aveces por cinco mil dólares o menos y terminas corriendo grandes premios”, resume.

De esas experiencias, ha logrado muchas exitosas. Con Hijo de Sheltowee, dio en el clavo. Tuvo el ojo de reclamarlo por 7.500 dólares y logró más de 200 mil dólares en premios. “Gané muchas carreras con este caballo, incluyendo un clásico de 150 mil dólares (el Best of Ohio Sprint Stakes en Belterra) de la mano de otro peruano, Pablo Morales”, afirmó.

Reclamó a Hijo The Sheltowee en 7,500 dólares y lo convirtió en ganador clásico (Foto The Blood Horse)

En sus primeros años, logró mantenerse en altas y bajas, hasta que en 2013, recibió el apoyo de la familia Angelo, Stud Lomor. “Fue un propietario que llegó comprando dos o tres caballitos, de repente se dieron las cosas, ganábamos a menudo y la flota aumentó a cerca de 40”, recuerda sobre aquella temporada dorada cuando marcó 101 triunfos y fue dueño y señor de las estadísticas de Thistledown. “Es algo lindo, no tener nada y de repente ser un referente. La satisfacción es grande”, recalcó.

Desde su llegada siempre ha estado rodeado de peruanos, sus hermanos lo ayudan en el manejo del Stud así como jinetes y otros amigos. “Con Ernesto Oro gané muchas carreras, también con Walter de la Cruz, quien es el jinete líder de Thistledown”, precisó Morales al tiempo de extraer una anécdota.

Juan Arriagada, quien también es preparador, me regaló un caballo. Prácticamente estaba desahuciado con problemas en sus cascos. Le di un mes de descanso, lo trabajamos y logramos sacarle cinco triunfos en fila y más de 60 mil dólares“, narra con orgullo, reconociendo que también se le ha presentado un sin fin de casos de ejemplares que no logró descifrar.

“Es un riesgo, no sabes cuál clase de caballo estas trayendo. Siempre hay que mirar y averiguar lo más que se pueda. Cómo corre, qué pasó en sus últimas. Pero, el mejor detalle es la alimentación, creo que allí radica una gran cuota del éxito“, sostiene.

Actualmente Nabu Morales se encuentra, de vacaciones, en Lima. Retorna en enero con las ‘baterias’ recargadas para volver a estar en la pelea por los primeros puestos de la tabla de preparadores en Ohio. “Me suspendieron por un tema de medicamentación, tengo diez caballos y a mi regreso debo contar con más de 25. Vamos con la misma fe”, concluye.

Se reencontró con Ernesto Oro en Monterrico

 

 

 

Comentarios