Martes 18 de Junio de 2019

FREDDY CHIRINOS: “Se debe evocar el sentimiento de la familia hípica”

Por: Abrahan Carvajal - Enero 07, 2019

Realizó Maestría en Dirección de Empresas en Madrid (Foto Cortesía)

La hípica es algo deslumbrante con lo que te encariñas y logras fácilmente convertirla en una actividad propia de tu rutina”, dijo Freddy Chirinos Cané, quien vivió la adolescencia con el frenesí que se desata en las carreras de Monterrico, en aquellos finales vibrantes, muchas veces con los colores de El Castillo en plan victorioso. “En aquella etapa, tenía otros pasatiempos, el deporte, la música; pero cuando se goza de un caballo bueno empieza a dispararse el apasionamiento por el turf”.

Y lo tuvo. Comando íntimo lo llevó a engancharse– como él dice- para siempre con el espectáculo. “Mi abuelo se inició en todo esto, se convirtió en un tema generacional cuando esa pasión fue transmitida a mi padre, quien empezó con Gold Lady, del haras María Reina, manteniéndose hasta la fecha con un promedio de 16 caballos, los cuales disfrutamos en familia”, agregó el también criador y administrador de profesión, quien no oculta su preocupación por el rumbo que presenta el hipódromo.

La emoción se vive en familia

Contacto Hípico (CH): Actualmente, cuando se contrasta los gastos, para el propietario ¿Cómo sopesar esos números en rojo ante la emoción que representa ser aficionado?

Freddy Chirinos Cané (FCH): Yo soy de la idea de que te metes en la hípica cuando te sobra plata y estas en condiciones de perder. En números, es imposible justificar la inversión versus el retorno. Con una caballada regular, normalmente se termina el año a perdida. La respuesta que encontrarás en la mayoría es que esto se sostiene, estrictamente, por amor a la actividad. En nuestro caso, se prioriza el valor de  disfrutar, permitir integrar a la familia. De modo que, aunque se pierda plata, nos genera, satisfacción, cariño, etc.

CH: Esto también es entretenimiento, pero la percepción es que la mayoría de los asociados del Club están alejados del desarrollo de la hípica ¿Los socios deben obligatoriamente tener caballos?

FCH: Sería lo ideal. Comparando con otros casos de hipódromos de Suramérica. En Chile, funcionan como sociedades anónimas. Se maneja con un criterio empresarial. Por ejemplo, se observa a un Juan Cúneo Solari (Socio de Falabella y presidente del Hipódromo Chile) comentar que cuando no se llega a tener rentabilidad, a veces hay que estar dispuestos a perder, pues ese ímpetu- bien direccionado- terminará ofreciendo resultados favorables.

Muchos de estos hipódromos suramericanos han estado quebrados, pero apareció un operador y los ha logrado revivir. Sirva como ejemplo concreto el de Maroñas, a través del Grupo Codere, encaminándolo a ser un modelo de éxito.

CH: ¿Qué ocurrió allí?

FCH: Tuvimos la oportunidad de visitarlo en el 2005 cuando corrimos con Caico en el Latino. Fue realmente impresionante apreciar como se hizo una inversión global, la calidad de la infraestructura de la pista, en cualquier rincón se respiraba hípica. Aquel momento, coincidió con la aparición de Invasor, posteriormente adquirido por el Godolphin, luego los árabes se convirtieron en auspiciadores del hipódromo.

Todo fue una suerte de andamiaje con gente que estaba involucrada en la hípica. Se dieron las condiciones para reconectar a parte de esa afición, promoviendo esa empatía con el espectáculo. Eso debe ocurrir en Monterrico.

Cree que debe sincerarse las finanzas del club (Cortesía)

CH: Actualmente la voracidad en el consumo es distinta, difícil competir con otras alternativas que no están sujetas a horarios ¿Las carreras virtuales pueden convertirse en una opción?

FCH:-Haciendo un paralelismo al negocio en el que yo estoy (Línea de mercadeo de Falabella), tenemos que entregarle al cliente las opciones para que ellos puedan convertir su consumo desde cualquier lugar y en cualquier momento del día. Por eso, es necesario digitalizar los canales para elevar un nivel de juego que logre permitir que el hipódromo sea autosustentable.

Ahora, todos los hipódromos del mundo tienen un servicio impecable de juego por internet y por teléfono, son retos que deben asumirse. Se observa como carreras de Sudamérica son colocadas en vivo hacia otros continentes en terminales de apuestas deportivas, representando recursos para estos hipódromos, llámese  Dominicana, Panamá, Uruguay, etc. Todo un modelo de negocio encaminado por operadores que disponen de la estructura para expandirse.

CH: La excusa eterna es que los casinos y las apuestas deportivas acapararon el mercado, pero se observa que en hipódromo clase A de Estados Unidos se juega casi un millón de dólares por carrera ¿Qué sucede allá que no se puede copiar aquí?

FCH: los volúmenes y mercados son distintos. Me animaría a decir que es 100 veces más grande, por decir un número. Funciona bajo el concepto de una industria nacional consolidada con gente capacitada en el negocio de entretenimiento hípico/ apuestas con una estrategia bien detallada para saber dónde se va y cuáles son los recursos para llegar al objetivo que es su desarrollo todo lo que que involucra. Lo principal con gente que vive y trabaja para esto.

Hipódromos interconectados, ese concepto de Simulcasting, con carreras en desarrollo incrementando las posibilidades de apuestas por minuto.

Yendo puntualmente al tema de la hípica nacional, mucha gente se ha desencantado de Monterrico porque, de repente, no se han dado las condiciones para mantener la hípica a largo plazo, sin la atención debida al tema de legado. ¿Dónde está el trabajo de relaciones públicas y del directorio? Se debe buscar la forma de volver a generar esa empatía con esta actividad.

CH: ¿Cuáles deben ser los canales para propiciar esto?

FCH: Hay que construir un mensaje que evoque al sentimiento de esos herederos de esas familias hípicas. De repente, buscar algún material que haga valer ese cordón umbilical, con la oportunidad de destacar lo bonito de un espectáculo que no debe morir en una persona, debe seguir como parte de un ADN en la sociedad.

CH: ¿En qué diferencia el hipismo de otras disciplinas para ser considerado especial?

FCH: Yo lo veo de una manera romántica. El caballo es como ver a un hijo que es parte del partido de campeonato de fin de semana. El caballo es como tu hijo que disfrutas verlo al 100% y que lo acompañas al herraje. Permitiéndote, en definitiva, ese recuerdo que se hace eterno. ¿Cuál es la recompensa? La foto con tu familia, todos contentos, pasando un momento grato.

Ha estado de cerca en escenarios hípicos norteamericanos y europeos (Foto Cortesía)

CH: La continuidad de esa ceremonia corre peligro, usted como administrador, ¿qué haría?

FCH: La economía hay que sincerarla. Nunca me he involucrado en ir a asambleas, pero de acuerdo con esa lectura superficial de lo que se conoce, la carga laboral es exagerada, convirtiéndose en un pasivo que se viene arrastrando. Se requiere suprimir puestos de trabajo que no se necesitan, realizar un análisis estructural para lograr la eficiencia y buscar el equilibro entre ingresos y egresos.

Otro tema es que se debe desmontar la creencia de que esta actividad es elitista, un núcleo cerrado al que no se puede entrar. Un camino es convocar a los denominados influencer. Estoy seguro de que íconos como Paolo Guerrero, Claudio Pizarro, entre otros, prestarían su imagen como un gancho comercial. Otras figuras que han tenido momentos gratos en el hipódromo. Tenemos experiencias como la de los deportivos chilenos Arturo Vidal y Fernando González, en con gran impacto en Chile.

-Pero, se requiere la voluntad de todos los sectores. Cuando se trabaja en conjunto con el periodismo y se arme una estrategia para sacarle provecho a esas coincidencias, se llegará a un mayor número de personas.

CH: ¿Quiénes deben gestionar esa invitación?

FCH: Yo creo que es un trabajo de todos. Acá hay un montón de empresarios, quienes se manejan en diversos rubros. Es el momento de buscar aliados porque corremos el riesgo de quedar en nada.

Comparte su tiempo para atender la faceta de criador libre

CH: Se acerca un momento de elecciones en Monterrico, los mismos rostros, ¿Ganará la apatía del “dejar hacer, dejar pasar”?

FCH: Hay que llamar a la unidad. Dejarnos de dimes y diretes. Hacer un stop al ataque porque, finalmente, el Club está dividido entre hípicos y no hípicos. Es pertinente crear equipos de trabajos con aquellos que estén verdaderamente dispuestos a ofrecer la mayoría de su tiempo para establecer planes estratégicos hacia la recuperación hípica.

Esto pasa por  profesionalizar toda la estructura y manejarlo como una empresa, con objetivos a corto, mediano y largo plazo, bajo técnicas de medición que permitan cumplir lo trazado.

CH: La respuesta frecuente es “no hay dinero para gastar en estos temas”, ¿Cómo hacerles ver que la inversión es vital para lograr cambios sustanciales?

FCH: Evidentemente, el JCP atraviesa momentos difíciles en términos de liquidez, pero creo que hay muchos profesionales valiosos dentro del grupo de hípicos en Monterrico. El momento dicta la necesidad de buscar alianzas estratégicas. Se pueden establecer vínculos en el rubro de seguros, la banca. Hay gente ligada a estos escenarios, solo hay que convocarlos de la manera correcta y ,al vincularlos, sus opiniones establecerán caminos innovadores para el club.

CH: A pesar de la adversidad ¿habrá una luz al final de túnel?

FCH: Nos hemos sobrepuesto a las peores etapas y  se ha ha salido adelante. Personalmente soy un tipo positivo, solo es necesario tomar decisiones sensatas. Dado el panorama actual, es momento de llamar a la unidad y poner el hombro para encontrar un mejor rumbo.

Clama por una sinergia de manos amigas por el rescate de la hípica (foto Cortesía)

Comentarios