Domingo 23 de Setiembre de 2018

Fernando de la Cruz: “Todo el que trabaja fuerte, por conseguir sus aspiraciones, lo puede lograr”

Por: Abrahan Carvajal - Marzo 08, 2018

Actualmente compite en Oaklawn Park, Arkansas (Foto DRF)

Casi 1800 victorias en una trayectoria de doce años: es el currículum que exhibe el jockey nacional Fernando de la Cruz en la suma de sus primeros pasos en Monterrico y su ya sólida campaña en el competitivo hipismo norteamericano.

Llegué a Estados Unidos, siendo aprendiz y sin saber hablar inglés. Claro que fue difícil, pero toda persona que sueña y trabaja fuerte por conseguir sus aspiraciones, puede lograrlo“, dice sin titubeos, sobre la clave para ser considerado, como uno de los mejores jockeys de Indiana, exhibiendo cinco campeonatos a la fecha.

El camino no fue fácil. Recuerda con nostalgia esos primeros pasos, hace ya más de una década, cuando aquel niño proveniente de Huancavelica, quiso conocer el mundo puertas adentro del Hipódromo de Monterrico. “Me gustaba montar caballos en el campo y un buen día, mi tío Néstor Julian – que estuvo casado con la hermana de Jorge Chávez- me preguntó si quería ser jinete. ‘Tienes la talla, puedes hacerla’, me dijo“, recuerda.

Sin mayores referencias, los aventureros – tío y sobrino- tocaron puertas en los studs hasta que Fernando Chang, que en aquel momento preparaba sus caballos, recibió al diminuto Fernando de la Cruz, asimilando los primeros pasos, en el oficio de vareador. “Allí comencé a familiarizarme con el entorno, fue un camino de constante aprendizaje. Pero, también para probar mi determinación, pues tuve un accidente cuando un caballo me reventó el bazo“, rememora.

Salió a correr en Estados Unidos en 2007 (The Bloodhorse)

Fueron meses difíciles para  De la Cruz, como un soldado herido debió regresar a casa, pero la recuperación llegó y se reencontró con su destino en Monterrico. “Ya en 2005, volví y ahora sí ingresé formalmente a la escuela, donde recibí apoyo en mi formación de Teobaldo Vega“, agradece.

DEBUT. La oportunidad se presentó una tarde de febrero del 2006. “Debuté ganando con un caballo de Juan Suárez, su nombre era Santaelmo“, recuerda. A partir de allí, las victorias se multiplicaron hasta que que un ejemplar del mismo Suárez, lo lesionó y debió guardar reposo por varios meses.

Tengan cuidado con De La Cruz, es un verdadero Peligro“, dijo Juan Suárez, cuando el joven aprendiz, una vez recuperado, se reintegró a la actividad en Monterrico. Una expresión que selló la chapa por la cual es recocido hasta la actualidad. “Fui un peligro pues, seguí ganando con el apoyo de Suárez, la familia Arriagada y tantos otros que me dieron la mano. Ese año sumé casi 50 carreras“, afirma.

Su mejor año fue en 2016 con 207 victorias y más de 4 millones de dólares (Foto Indiana Grounds)

VIAJE. En la mente de Fernando de La Cruz, ya estaba preconcebido un plan: viajar a los Estados Unidos. “Cuando empecé a ganar carreras, gestioné mis papeles. Zarella Oré – jineta peruana que estaba en Florida-, me ayudó al ponerme en contacto con un abogado. También mi tío Julian puso su casa en garantía para cumplir con la escuela y ya contaba con un agente en Indiana”, evoca esos momentos previos a su viaje.

No se fue solo, viajó con su esposa Rosa – sobrina de Teobaldo Vega- con quien llevaba dos años de amores y lo impulsó en su camino. “Gracias a Dios, desde el inicio me fue bien, gané 116 carreras en diez meses, estamos hablando del 2007. A partir de allí pude establecerme“, refiere.

“Es otra rutina. Debía moverse de un hipódromo a otro, a veces el mismo día. De Indiana a Hossier y Ellis Park. Y el grave problema que tenía era que no sabía nada de inglés. Tanto los preparadores como los dueños, quieren entenderse con el Jockey, así que inmediatamente me puse a estudiar. Rosa (esposa) fue de mucha ayuda, pues ella en Lima había aprendido el idioma. Así que tenía dos profesores, en la escuela y luego en casa“, recuerda entre risas.

Con sus hijos Bryan y Norma, de 7 y 5 años, respectivamente (Foto Redes Sociales)

Ya son once años de campaña en Estados Unidos, donde ha conseguido cinco campeonatos entre Indiana y Florida. “Mi familia se siente bien en Indiana, por eso no me había movido de esta zona. Salvo cuando acudo a montar a Tampa Bay Downs. Allá comparto con otros jinetes peruanos como Pablo Morales y Jean Claude Medina”, señala.

No todo ha sido color de rosa. Accidentes han dejado huella en su camino. “El año pasado confronté una fuerte rodada en el pasto de Tampa Bay Downs. Se me salió el hombro y estuve parado 3 meses y medio. Eso bajó mi rendimiento.  Pero, todo esto se trata de pararse y demostrar que puedes con trabajo arduo y dedicación“.

Cumple campaña con regularidad en Tampa Bay Downs junto a Pablo Morales

SATISFACCIÓN. Uno de los momentos que guarda con mayor felicidad fue la vez que compitió con sus otros dos hermanos en Tampa Bay, por allá en 2013. “Llegamos uno, dos, tres en la carrera. Ganó Juan y segundo Walter, fue especial”. Habla sobre lo que significó abrir el camino para que sus hermanos salieran de Monterrico a Estados Unidos. “Fui el primero en dedicarme a esto. Ahora Walter ha sido líder cinco veces en Ohio y Juan también se defiende“, agrega orgulloso.

También sobre su experiencia de regreso a Lima para ser parte del Campeonato de Jinetes en 2017, lo atesora con mucha nostalgia. “Fue bonito reencontrarse con tanta gente que ayudó. Al señor Chang, Filipuzzi, Arraigada, a Carlos Sarmiento, no hubo mucho tiempo para disfrutar, pero los llevo en mi corazón“, asegura.

METAS. A pesar de mantenerse cada temporada, bordeando las 200 victorias, Fernando de la Cruz sueña con descollar en el campo clásico. “Tuve una excelente oportunidad con Bucchero (Khantaros) con el que gané un clásico de 200 mil dólares en Kentucky y pude correr la Breeder’s Cup Sprint en grass. Llegué cuarto y no pude sacarlo afuera. Es un caballo peleador”, afirma.

VÍDEO de Bucchero en el Woodford Stakes (200 mil $, Keeneland):

Ahora, de cara a buscar buenos caballos, Fernando De La Cruz, decidió aceptar el llamado del preparador Brad Cox y viajar al meeting de Oaklawm Park, en Arkansas. “Él es un gran preparador con casi 200 ejemplares a su cargo, y algunos con perfil clásico. Me ofreció apoyo y vamos bien“, dice.

“Estoy ubicado séptimo en un circuito de Buenos premios y con la posibilidad de correr a Exclamation Point (hermano de Classic Empire), que está invicto en dos y se proyecta al Derby de Arkansas“, vaticina ilusionado.

Por lo pronto, espera seguir contando con salud para mostrar su talento. “Me siento bien. Es un mercado muy competitivo, solo espero tener oportunidad de ganar más clásicos y superar mi mejor temporada con más de 206 triunfos”, suelta al tiempo de agregar.”Para los que dan sus primeros pasos en Monterrico, solo tengan dedicación y metas firmes, sí en algún momento puedo ayudar a algún chico a venir aquí, lo haré gustoso”.

Buccero, le otorgó una victoria Grado 2 al Jockey Nacional (Cortesía Blood Horse)

Comentarios